Cristina Cifuentes y la marca personal

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, está protagonizando todas las portadas. Las informaciones apuntan a ciertos tratos de favor cuando cursaba un máster en la Universidad Rey Juan Carlos y una serie de irregularidades. Su marca personal, tan importante para un político, está sufriendo daños irreversibles.

¿Qué es la marca personal y cómo podemos gestionarla?

La marca personal: activo estratégico

La marca personal es el conjunto de atributos, valores y actitudes que conforman las pautas de conducta de una persona. Esto incluye aspectos como los procesos de toma de decisiones; la forma de comunicarse; la manera de abordar situaciones de conflicto; el pensamiento idiosincrático; la propia imagen física y la comunicación gestual. Es algo absolutamente fundamental teniendo en cuenta el contexto de «saturación» al que asistimos social y laboralmente. Hoy día, tendremos que competir con millones de personas a la hora de acceder a un puesto de trabajo, y cualquier matiz puede representar la diferencia entre obtenerlo o no. Una vez conseguido, deberemos trabajar nuestra marca personal para progresar y, en última instancia, alcanzar un estado de carisma.

Primer paso: ¿Quién soy?

Se trata de una pregunta tan elemental como pasada por alto. Tan sólo cuando desempeñamos aquello que realmente nos apasiona podremos determinar nuestra verdadera personalidad y sentar las bases de nuestra marca personal. La confianza en uno mismo y en sus convicciones constituye el 90% del trabajo.

¿Cómo podemos desarrollarla?

Lógicamente, las acciones de nuestro día a día, tanto en el ámbito privado como en el laboral, son exponentes de los rasgos de nuestra marca personal. Pero actualmente las cartas han de desplegarse en el entorno digital en general y en nuestras redes en particular. La hoja de ruta debería contemplar:

  1. Alcanzar la máxima notoriedad y difusión, eligiendo las plataformas o redes que más se adapten a nuestros objetivos y personalidad. Hay infinidad de redes sociales que ignoramos o cuyo potencial infrautilizamos.
  2. Desarrollar los llamados atributos esenciales de nuestra marca personal. Se trata de aquellos tres calificativos que nos definan inequívocamente, tanto desde nuestra perspectiva como desde una óptica externa.
  3. Y, sobre todo, gestionar muy bien todos aquellos factores que puedan dañar nuestra imagen. La previsión, la prudencia y consideración de ciertas comportamientos son clave.
ÉCHALE UN OJO  La importancia de la USP (Unique Selling Proposition).

La digitalización es nuestro amigo y enemigo

Del mismo modo que las nuevas tecnologías permiten ponernos en contacto con millones de personas en todo el mundo, su carácter digital puede acrecentar la relevancia de aquellas acciones o hechos que menoscaben nuestra imagen. Por ejemplo, un comportamiento moralmente reprochable podrá ser conocido por prácticamente cualquier persona en el mundo. También, las posibilidades de tergiversación se multiplican, algo con una enorme influencia en la opinión pública. Recordemos que el verdadero poder de una marca consiste en jugar con la subjetividad, las sensaciones y las apariencias. Por consiguiente, un mínimo error puede pagarse muy caro, y viceversa. De ahí que la gestión de estos conflictos lo sean casi todo.

Los errores fatales

En política, una sola sospecha de corrupción puede significar su fin político; Para un empresario, una acción de cohecho o una denuncia de acoso sexual puede representar el fin; la contratación de inmigrantes en situación irregular  pueden condenar una empresa a la quiebra. En síntesis, pueden distinguirse las siguientes «tipologías» de errores:

  1. Corrupción, prevaricación y malversación.
  2. Relaciones laborales: explotación, acoso, discriminación…
  3. Discriminación a colectivos desfavorecidos: minusválidos físicos y mentales. Lee esta noticia.
  4. Perjuicios al medioambiente y explotación de recursos naturales.
  5. Controversias de carácter moral.

Tenemos que tener presente que en la actualidad, cuando vendemos un producto, hay dos perspectivas:

    1. El propio producto en sí  Producto básico -perspectiva física y material-.

    2. Todo aquello que «rodea» al producto, de base subjetiva y que hace referencia a valores, procedimientos, know-how, conciencia medioambiental, etc. Producto ampliado. Puedes leer más sobre él aquí.

ÉCHALE UN OJO  Las estrategias de marca en la política catalana

Simplificando mucho, las decisiones empresariales deberán tener en cuenta, dentro de lo factible, el mayor número de sensibilidades, posturas y pensamientos posibles, de tal manera que se intente evitar la generación de cualquier escándalo, acusación o apelación. Es imposible controlar todos los factores y, por muy bien que hagamos las cosas, siempre se generarán conflictos. Por ejemplo, por mucho que una empresa textil trate bien a sus proveedores asiáticos, siempre habrá algún colectivo que la criminalice por explotación.

La regla de oro

Cualquier daño que menoscabe nuestra propia imagen generara un efecto que se retroalimentará negativamente.

Construir una marca personal fuerte es un proceso lento que cabe contemplar a largo plazo. Sin embargo, un mero error puede tener efectos irreversibles. De poco vale una trayectoria impecable de un político de 30 años si comete un sólo acto de corrución o prevaricación, aunque sea insignificante. Será señalado por siempre.

Cristina Cifuentes y su máster

No se habla de otra cosa en las redes sociales. El presunto trato de favor hacia Cifuentes a la hora de cursar el máster, un proyecto de fin de máster que parece que se ha perdido en una mudanza y otra serie de irregularidades entre las que figuran delitos graves, están suponiendo un coste político y personal prácticamente irreversible para la Presidenta de la Comunidad de Madrid. Las personas de proyección pública, y especialmente los políticos, son los sujetos más sensibles frente a ataques que puedan dañar su marca personal.

Lo importante: la gestión

Dado que por muy pulcra que sea nuestra conducta tanto a nivel personal como empresarial siempre surgirán apelaciones, la manera de afrontarla es vital. La línea de acción estará basada en el proceso analítico y la prevención. En el ámbito empresarial, contar con un plan sólido de responsabilidad social corporativa es muy importante, de tal manera que se tengan en consideración las relaciones laborales con los empleados a todos los niveles; las acciones encaminadas al beneficio o patrocinio social; las relaciones con los proveedores y los clientes; el propio catálogo de valores de la compañía; el respeto al entorno; la comunicación de sus directivos; sus propias campañas de publicidad, etc., etc.

ÉCHALE UN OJO  Pescanova y su legado, ¿Ventaja o maldición?

Lo mismo puede trasladarse al ámbito estrictamente personal. La cautela es importante. Las redes sociales nos posibilitan comentar, opinar y replicar de forma instantánea y eso es una trampa. Es preferible la inacción a correr el mero riesgo de ser criticado por una afirmación u opinión. Los trolls y otros sujetos que tergiversen y distorsionen la realidad puede hacernos caer en una trampa y un círculo vicioso en el que no tendremos nada que ganar y sí mucho que perder. En ocasiones el silencio es preferible a pronunciarse.

Si nos vemos abocados a responder a una apelación directa, como ocurre con Cifuentes, lo aconsejable es reducir las «manifestaciones» al mínimo siendo lo más contundente posible en ella. Es decir, llevar a cabo un solo pronunciamiento tratando de aportar todos los argumentos de defensa posibles. A mayor número de «comparecencias» multiplicaremos el riesgo de que se distorsione la realidad jugando claramente en nuestra contra.

Como podemos apreciar estos días, las sucesivas declaraciones de Cristina Cifuentes no han hecho más que perjudicarla y dar pie a todo tipo de hipótesis, ya que no ha sido capaz de aportar prueba consistente alguna. Su propia condición de política es un factor que acrecenta cualquier «error», por insignificante que pueda parecer. En estos momentos, la nefasta gestión que está llevando a cabo nos lleva a afirmar que su marca personal está herida de muerte.

 

 

 

 

 

 

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies